writer_icon

[Bitácora] Histórico: Obama anuncia medidas contra el embargo a Cuba

En un gesto sin precedentes, los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, anunciaron la reanudación de relaciones diplomáticas, reinstaurando sus respectivas embajadas,  formalizando el intercambio de prisioneros ya ejecutado el día de hoy, e implementando una serie de medidas que alivian el embargo de EEUU contra la isla.

Acá, el texto de los discursos de Castro y Obama (este último, en inglés). También pueden verse los videos de ambos discursos (Castro y Obama, este último, con traducción simultánea en español).

Entre muchas medidas, Obama anunció sacar a Cuba de la lista de “países que apoyan al terrorismo”, la autorización de trámites financieros de estadounidenses que visitan Cuba (por ejemplo, el uso de tarjetas bancarias y de crédito), reinstauración de lazos financieros e intercambios comerciales, apertura a las exportaciones estadounidenses a Cuba, y mayor facilidad de los estadounidenses para visitar la isla, entre otros.

Las medidas incluyen también mejoramiento de las telecomunicaciones entre la isla y Estados Unidos, apertura de cuentas bancarias de empresas estadounidenses en la isla, y aumento de los límites a las remesas posibles de enviar a Cuba.

En una jornada histórica, Obama cumple parte de sus promesas de campaña respecto de aliviar el embargo contra Cuba, promesa que llevaba varios años sin concretar. No obstante, en efecto había tomado medidas que facilitaban el viaje de cubano-estadounidenses a la isla, y el envío de remesas a la isla, aunque la mayor parte de las medidas del embargo, condenado continuamente por Naciones Unidas, sigue en pie.

Sin embargo, el alcance de las medidas anunciadas hoy es mucho más extenso de las predicciones previas, y en la práctica dejan muchas de las leyes del embargo, entre ellas la Helms-Burton, debilitadas, aunque aún vigentes. Se debe anticipar un fuerte rechazo del Partido Republicano y sectores conservadores representados en el Congreso de Estados Unidos, que sin duda buscarán mecanismos para neutralizar las órdenes ejecutivas anunciadas por Obama.