[Columna] El autogolpe de Donald Trump (El Mostrador)

writer_icon

Todo lo que está haciendo Trump en estos primeros días de poder confirma plenamente su objetivo principal: usar su Presidencia para concretar un autogolpe contra ese Estado, minimizarlo, debilitarlo, quitarles recursos a las agencias, eliminar las regulaciones estatales, disminuir los beneficios públicos, la inversión social en salud, en el plano laboral, en el medioambiente. El país ideal de Trump es uno donde el mercado, la empresa privada y la iniciativa individual sean las fuerzas movilizadoras. Un país de ganadores, cristiano, racialmente homogéneo, libre de tensiones de clase…

[Columna] Triunfo de Trump: el Pueblo (no) ha hablado

writer_icon

Quienes apoyaron a Trump, diseccionaron al candidato. Descartaron valóricamente todo aquello que riñe profundamente con los valores cristianos de los republicanos y sus simpatizantes, y optaron por acoger selectivamente el mensaje antiglobalización y a favor de mejorar sus economías familiares y locales. Esa es la clave, la económica.

[Columna] Primer debate presidencial: Trump perdió porque sigue siendo Trump

writer_icon

Lejos de centrarse en una actitud presidencial que lo alejara de la locura de conceptos y juicios que emanan de su verborrea atropellada, eligió para sorpresa de todos apoyar sus pies en las mismas inexactitudes, mentiras y anti-valores que le dieron tan buen resultado en las primarias cerradas y más conservadoras del Partido Republicano…

[Columna] “Excepcionalismo” estadounidense al estilo Trump

writer_icon

Lo preocupante, ante todo este cuadro político-valórico, no está en lo que dice Trump de forma desfachatada, sino en el reflejo que provoca en millones de estadounidenses. Es decir, pese al aparente avance del movimiento de los derechos civiles que se enfrentó desde el corazón negro del país contra la opresión blanca del apartheid estadounidense, que duró desde la Independencia hasta bien entrado el siglo XX, los antivalores que Trump ha desarrollado en la campaña parecen fluir con una extraña normalidad.

Su hijo le llama Orlando…

writer_icon

Pero esta vez Orlando Letelier no es el mártir de Sheridan Circle, sino “Orlando”, a secas, que en voz de Pancho suena tan cercano, tan vibrante a humanidad sin maquillaje político ni consigna urgente (…) Francisco, llamas a tu padre “Orlando”, como quien saluda a un amigo profundo, y su vida de compromiso en el exilio por devolverle la libertad al Chile de los setenta (…) Acá, en el corazón de Washington DC, la historia lo contará con todas sus letras: este 11 de septiembre de 2016 se inaugura el mural “Todas las manos” de Francisco Letelier, tu mural que es un grito de vida, un oasis de brisas en medio del calor agobiante, un brindis de alegría con tu Orlando… con nuestro Orlando.

Cuba… para los cubanos

writer_icon

Y en todo este ruido mediático, vuelven las palabras de Martí cuando señalaba en una carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado: “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber (…) de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso [en contra] de la anexión de los pueblos de nuestra América, al Norte revuelto y brutal que los desprecia. (…) Viví en el monstruo y le conozco las entrañas”...