[Columna]: Eduardo Galeano, sembrador eterno de hombres y mujeres en nuestra América morena

writer_icon

¿A qué edad habrá sido? Creo que 14 ó 15 años, esos libros que se venden en el océano de cemento oculto tras las miradas policiales en el Paseo Ahumada de un Santiago reprimido y dictatorial de los ochenta. Imprenta de tercera mano, papel cebolla, portada pintada a mano por mano proletaria. “Las venas abiertas de América Latina”, en edición bien pirateada, como corresponde al bolsillo de un impúber del cuerpo pero a punto de reventar de rebeldía en el alma y la mente…

¿Por qué me dueles, Violeta Parra?

Tanto me dueles, tanto me doliste esta noche… Me dueles por que me duele Chile… Eso es, ¿no, cantora? ¿Pintora? ¿Creadora de formas y de ilusiones? Chile te dolió en cada segundo de reconocimiento en los pocos países que el milagro de tu pobreza eligió para cobijar tu canto, tus pinturas, tus arpilleras tan intensas como el brillo de tus ojos tristes.