writer_icon

El mundo tiene cada vez más una realidad fragmentada

Entrevista publicada el  29 de mayo de 2014 en Radio Cubana.


Escrito por Dra. Ana Teresa Badía Valdés

Patricio Zamorano es Profesor Adjunto y coordinador de proyectos académicos internacionales de la Facultad de Gestión Política de la Universidad George Washington en Estados Unidos. Al tiempo ha sido observador electoral en varios países de América Latina, y analista político de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de otras instituciones.

Como analista político de cadenas televisivas como CNN en Español, Univisión Radio y Univisión TV, BBC y BBC Mundo, CCTV, RT News, La Opinión de California y Radio Miami, asegura que ha cambiado el papel de los medios de comunicación en el mundo.

“No me cabe duda que el tema mediático se ha convertido en un factor estratégico de los pueblos. Hemos visto procesos tanto de gobiernos de izquierda como de derecha. Y ahora estamos viviendo procesos de reformas profundas porque la ciudadanía exige participación y herramientas institucionales para canalizar sus expectativas.

Además de eso hay que reconocer que los medios muchas veces responden a intereses comerciales corporativos complejos y estratégicos. Entonces, sobre esa base, los medios privados han comenzado una lucha con los gobiernos y viceversa. Podemos ver muchos ejemplos en México, Ecuador, Bolivia, Venezuela y Argentina, países donde ha habido una nueva tensión que no veíamos años atrás y yo digo que es una tensión obvia porque es el reflejo de un interés político e ideológico.

Desde su punto de vista, ¿cómo incide en este contexto la denominada Guerra no convencional que no obvia a las instituciones mediáticas­?

“En ese sentido no podemos ser ingenuos. En la actualidad hay un tema de lucha política por avanzar en agendas gubernamentales programáticas y ahí se inserta el tema mediático.Ya no se ejerce en la mayoría de los casos un golpe militar tradicional. Sino que tú puedes ir usando a los medios en pro de un proceso golpista, ocurrió con el Chile de Salvador Allende. Allí además del componente militar, con la ayuda de los medios –como pasa en la actualidad- se va socavando y debilitando las bases ideológicas, las bases simbólicas de los gobiernos. Y eso es un riesgo importante para los movimientos democráticos.

En la era actual ¿qué importancia le concede a lo simbólico?

“Estamos en una etapa histórica caracterizada por una cantidad enorme de información, especialmente en países con desarrollo tecnológico no sólo Estados Unidos y Europa sino también en países de América Latina”.

“Como hay tantas fuentes ahora, yo diría que la realidad está más fragmentada. Es decir, ya los medios de comunicación reflejan una realidad aparente, simbólica, que desde mi punto de vista vive en otra dimensión y que posee otro tipo de leyes, así como reglas”.

“Ahora se produce además otro fenómeno que es la sobreexposición a la cobertura. Ya no es simplemente el periodista como profesional con los medios como instituciones sino que estamos hablando que toda la ciudadanía puede invadir el espacio cibernético con miles de fotos, con tuiters, con blogs. Esa tendencia a veces afecta la participación política y electoral al tiempo que conlleva al bajo nivel de compromiso político”.

“En nuestros días, cada ciudadano puede crearse su propia realidad personalizada y un poco abstraerse o aislarse de la sociedad. Un joven imbuido en las redes sociales Facebook, Twitter, en blogs o en páginas que tienen que ver con la música y el arte que le gusta puede convertirse en un ser más aislado que otros. Tal fenómeno repercute en lo que se llama sociedades atomizadas. A ello se une que a más información, más difícil es la persuasión. Para los investigadores y realizadores de los medios, desde mi punto de vista, ése es el gran reto”.