Maduro gana Presidencia venezolana con estrecho margen

 VENEZUELA: oficialismo obtiene 50.66%, aunque oposición pide reconteo

Con un estrecho margen Nicolás Maduro resultó electo como presidente de Venezuela, alcanzando el 50.66 por ciento de los votos, según los últimos resultados (más del 99 por ciento de los votos contados). El candidato opositor, Henrique Capriles, obtuvo un 49.07% de los sufragios. La diferencia entre ambos fue de alrededor de 235 mil votos, es decir, un 1.6% de diferencia.

El nivel de participación fue de alrededor de un 78 por ciento, alta aunque un poco menor al conseguido en octubre de 2012 (más del 80 por ciento de participación), cuando el presidente Chávez llegó al 55.07% del apoyo popular, mientras Capriles llegaba al 44%. Es decir, el candidato oficialista perdió un poco más de 3 puntos de apoyo, aunque menos gente votó, mientras la oposición alcanzó su votación más alta desde que el presidente Chávez ganó la Presidencia por primera vez en 1998.

El presidente Maduro entregó un discurso la noche del 14 de abril donde calificó su triunfo como “justo, legal y constitucional“. Señaló que enfrentaba el resultado con humildad, y recordó que antes de las elecciones “dije que si ganaba por un voto”, ganaría. “Y lo hice por casi 300 mil votos”. Asimismo, ratificó la continuidad de la agenda chavista, especialmente en el plano social. Llamó además al candidato Capriles ha reconocer la derrota, pese al estrecho margen. Recordó, en ese sentido, cómo el oficialismo había reconocido perder en el referendo de las reformas constitucionales de 2007, pese a también haberse producido con un porcentaje marginal, de más o menos un punto y medio porcentual.

Capriles respondió publicamente no reconociendo inmediatamente el resultado, solicitando un conteo detallado de todos los votos y calificando el triunfo como “ilegítimo“. Hay que recordar que ambos candidatos habían declarado públicamente que respetarían el resultado, cualquiera fuera. El candidato opositor vario tambien su mensaje, no desarrollando el concepto de “fraude” que caracterizó la etapa final de su campaña. Ha optado, por consiguiente, con impugnar la lista de observaciones efectuadas en algunas mesas del país y pedir un conteo general voto a voto.

El oficialismo venezolano deberá enfrentar un delicado periodo de convivencia política con la oposición, dados los estrechos resultados de esta elección. Implica un triunfo importante para un candidato que intentaba transferir votación desde una figura fuertemente carismática y de alto apoyo popular como Chávez, pero al mismo tiempo deja al oficialismo con menos margen de capital político para continuar la agenda de reformas de la llamada Revolución Bolivariana. Al mismo tiempo, señala un potenciamiento político de la oposición, que con este resultado obtiene el más alto apoyo popular en quince años. Sin embargo, el oficialismo controla la Asamblea Nacional de forma cómoda, y arrasó electoralmente en las elecciones de diciembre de 2012 por las gobernaciones, obteniendo 20 de 23, incluido el clave estado Zulia, cuna del petróleo del país.