Trasladan cuerpo del presidente Chávez; polémica política en Argentina por nombramiento de nuevo Papa

VENEZUELA:  los restos del ex mandatario se mantendrán por ahora en el Museo Histórico Militar

Los restos del presidente Hugo Chávez fueron trasladados desde la Academia Militar donde cientos de miles de venezolanos pudieron rendirle honores, hasta el llamado “Cuartel de la Montaña” en el Museo Histórico Militar, ubicado en un barrio popular de Caracas. El cortejo de 12 kilómetros recorrió las calles de la capital venezolana en medio de una gigantesca multitud.

En la ocasión, el presidente interino Nicolás Maduro señaló que “vamos a amanecer aquí Comandante, ya no como Presidente encargado sino como Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela (…)  la Patria que usted nos ha dejado en herencia y que sabremos defender, comandante de hierro, comandante de Cristo, comandante de la esperanza, hasta la victoria siempre. Seguiremos su misión, los sueños de Chávez seguirán siendo nuestros sueños”.

La hija del presidente, María Gabriela Chávez, despidió los restos en la Academia Militar. También se anunció que el cuerpo del fallecido presidente no será embalsamado.

ARGENTINA: Polémica política en torno a nuevo Papa

Las versiones sobre un posible involucramiento del nuevo Papa Francisco (Jorge Mario Bergoglio) en casos de violaciones de derechos humanos en Argentina han desviado en parte la reacción inicial de celebración por su nombramiento.

Algunos testimonios de víctimas de la dictadura argentina de fines de los setenta y principios de los ochenta señalan que el entonces jefe de los jesuitas no habría entregado completa protección a sacerdotes que fueron separados de la orden. Los sacerdotes Orlando Yorio y Francisco Jalics fueron entonces secuestrados en mayo de 1976 y torturados por cinco meses en dependencias clandestinas de la dictadura militar. Yorio ya falleció hace algunos años. Respecto a Jalics, aún está vivo, en Europa. El diario El País informa que Jalics dijo en un artículo que “después de su secuestro, tuvo ‘ocasión de hablar de ello con el padre Bergoglio, entonces ya arzobispo de Buenos Aires’. Tras aquella reunión oficiaron una misa y se abrazaron ‘de forma solemne’. Remata Jalics en su nota en alemán: ‘Doy los hechos por cerrados‘”.

Un portavoz de los jesuitas también dijo que Jalics “está en paz con Bergoglio”.  Las autoridades eclesiásticas de Argentina calificaron las acusaciones como “difamatorias” y provenientes de la “izquierda anti-clerical”. Señalan que Jorge Mario Bergoglio protegió a personas durante la dictadura, que ha declarado ante la justicia sobre el caso de los sacerdotes torturados y que no se ha encontrado culpabilidad en el religioso. El caso crea una sombra de duda en uno de los nombramientos papales más históricos de la Iglesia Católica: primer papa latinoamericano, y primer jesuita.