Apple rechaza presiones del FBI para abrir acceso de seguridad de sus iPhone

DESDE ESTADOS UNIDOS… “En contexto”

Apple rechaza presiones del FBI para abrir acceso de seguridad de sus iPhone

Un alto ejecutivo de la empresa de tecnología denuncia como “peligrosa” contra la privacidad de sus usuarios la petición del gobierno de Estados Unidos

https://www.infoamericas.info, desde Washington DC
17 de febrero de 2016 /  23:02
#Estados Unidos, #Mundo

celuHay un lema positivo en algunas mega-empresas de Estados Unidos: “No hacer el mal”. Ninguna, sin embargo, está libre de mácula, aunque esta última semana la empresa Apple se ha puesto firme en un tema no menor: se niega a cumplir una orden judicial para revelar la clave de encriptación de sus iPhone.

El caso es, por ahora, específico al teléfono de Syed Rizwan Farook, quien asesinó en 2015 junto a su esposa a 14 personas en California, aparentemente inspirado en el extremismo musulmán de Medio Oriente. El FBI, a través de la orden de la jueza de California Sheri Pym, desea que Apple cree un programa que le permita romper las claves de encriptación para revisar el iPhone de Farook y obtener más pistas sobre sus contactos, o cualquier información útil.

Pero Apple, según explicó su CEO Tim Cook, teme que al ceder la llave de seguridad, el FBI u otra agencia del gobierno de Estados Unidos pueda entonces destrabar todos los aparatos iPhone del planeta.

Crook declaró en un comunicado público que el gobierno está pidiendo que la empresa “intervenga a nuestros propios usuarios”. Señaló que “hasta ahora hemos hecho todo lo que está dentro de nuestro poder y dentro de la ley para ayudarlos. Pero ahora el gobierno de Estados Unidos nos ha pedido algo que simplemente no tenemos, y algo que consideramos demasiado peligroso para crear. Nos han pedido que construyamos una puerta trasera al iPhone”. Respecto de la petición del FBI, escribió que “mientras el gobierno puede aducir que su uso será limitado solo a este caso, no hay ninguna forma de garantizar ese control”. Por supuesto, los candidatos republicanos a la Presidencia se apresuraron a apoyar al FBI, incluyendo a Donald Trump.

En contexto…

AlterNet.org también recuerda que Apple y otras empresas de alta tecnología enfrentan acusaciones sobre el uso de niños bajo condiciones laborales inhumanas que fabrican partes de sus productos en la República Democrática del Congo. Así que el lema de “no hacer el mal” no cubre todo el ejercicio de negocios de este tipo de empresas.

No nos engañemos. La lucha de Apple por no revelar las claves de seguridad de su producto no es solo una posición moral, sino que también comercial. Un producto que garantiza seguridad y privacidad, incluso ante las presiones del propio gobierno,  es fundamental para el mundo financiero, periodístico, para los activistas, y para los propios agentes de seguridad y de los Estados. Y eso convierte al iPhone en un producto atractivo comercialmente para todos estos usuarios. De ceder y entregar las claves para romper el sistema de encriptación, significará entonces perder a cientos de miles de usuarios que compran un iPhone justamente por el tema de seguridad. Por supuesto, todo esto es un arma de doble filo, pues la misma seguridad puede ser explotada por criminales y terroristas.

Lo que teme Apple, la extralimitación del gobierno de EEUU y sus agencias de seguridad, tiene sentido. Los documentos destapados por el ex agente de la NSA, Edward Snowden, prueban que no hay ninguna duda sobre lo real de esa amenaza contra la privacidad de cualquier ciudadano del planeta. En nombre de la seguridad de Estados Unidos, como documentan las denuncias de Snowden, las agencias de espionaje interceptaron, grabaron, almacenaron y utilizaron sin una orden judicial la información de millones de estadounidenses y ciudadanos de varios países, incluso a nivel presidencial. Apple, consciente de una lucha judicial que puede ser larga y complicada, ha decidido entonces dar a conocer los detalles de la petición del gobierno de EEUU, con la esperanza que la presión pública y de los grupos de interés en defensa de la privacidad puedan hacer desistir al FBI en sus deseos de que la empresa destrabe sus aparatos. Será interesante ver cómo Apple es capaz de enfrentarse desde su posición de mega-empresa mundial contra otro gigante: el gobierno de Estados Unidos.