Sarah Palin da su apoyo a Trump, mientras su hijo es arrestado por violencia intrafamiliar

DESDE ESTADOS UNIDOS… “En contexto”

Sarah Palin da su apoyo a Trump, mientras su hijo es arrestado por violencia intrafamiliar

El candidato millonario del Partido Republicano agradeció el gesto: “Cuando vino a verme y habló conmigo, pude ver que a ella realmente le gustaba lo que estábamos diciendo”

Patricio Zamorano, desde Washington DC / El Ciudadano
20 enero 2016 23:01
#Estados Unidos, #Mundo

tru sar 1

Delirante. El mejor adjetivo para describir el discurso de apoyo a Donald Trump en Iowa de la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin, con las mismas ideas y el mismo “estilo” a los que tiene acostumbrado al país de tanto en tanto. La ex candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos endorsó al millonario como su candidato a la presidencia, en desmedro de Ted Cruz, a quien había apoyado anteriormente en su lucha por un asiento del Senado.

Al mejor estilo Palin, la republicana que una vez acompañó al senador John McCain en su fallida carrera presidencial contra Barack Obama, dio un discurso este martes lleno de saltos de tema a tema, en una diatriba donde acudió a todos los eslóganes conservadores y de la derecha más extrema del llamado “Tea Party”, pocos días antes del inicio de las primarias en Iowa.

Palin entregó piezas de antología. Comparó la actitud “políticamente correcta” de la clase política tradicional, que incluye al presidente Barack Obama, a un “chaleco suicida lleno de explosivos”, en una triste alusión a los atentados inmoladores en Medio Oriente. Acusó a Obama de “capitulador en jefe” (sic) y de tener habilidades a nivel de un “organizador comunitario”, en alusión al trabajo social que el presidente de EEUU realizaba en los barrios de Chicago en su época de juventud.

Traducir la verborrea de Sarah Palin es todo un desafío, pero es la única forma de transmitir el “estilo” narrativo que nuevamente mostró ante las cámaras este pasado martes. Acá va un intento, lo más respetuoso posible del estilo “Palin”: “Porque un capitulador en jefe de rodillas débiles ha decidido que Estados Unidos liderará desde atrás. Y él, el que negociaría acuerdos, con las habilidades de un organizador comunitario, quizás organizando un té de barrio, sí, bueno, él decidiendo que Estados Unidos pediría perdón y como parte del acuerdo, mientras el enemigo envía un mensaje al resto del mundo, que ellos capturan y nosotros nos arrodillamos, y nos disculpamos y entonces nos inclinamos y decimos ‘gracias a ti, enemigo…”. Palin estaba intentando expresar una crítica a Obama por la forma en que se operó ante el arresto de una unidad naval de Estados Unidos, que penetró aguas territoriales de Irán sin autorización. Uno de los soldados habría pedido disculpas, y luego del incidente, Irán procedió a devolver a los soldados y su bote militar.

Y a continuación, una declaración de Palin sobre la habilidad empresarial de Trump, al servicio de una futura presidencia: “¡No más evasivas! ¡Nuestras tropas merecen lo mejor! ¡Ustedes merecen lo mejor! Él proviene del sector privado, no es un político. ¿Puedo ganarme un aleluya? Donde tú, en el sector privado, tienes que balancear presupuestos de forma de priorizar, para mantener la cosa principal, la cosa principal, y él sabe que la cosa principal de un presidente es mantenernos seguros económica y militarmente. Él sabe la cosa principal, y él sabe como liderar el ataque”. Agregó que “la candidatura de Trump ha expuesto, no solo esa tragedia, que las ramificaciones de la traición de una transformación de nuestro país, pero, dos, él ha expuesto la complicidad en ambos lados del espectro que lo ha permitido, ¿ok?”. Así es. El (des)orden narrativo de esta última frase corresponde a lo señalado en vivo y en directo por la ex gobernadora republicana.

No solo Sarah Palin entregó material para el análisis. El candidato Trump fijó el tono de su posible futura presidencia y se superó a sí mismo (si eso es posible) señalando que “Todos ustedes van a enfermarse y cansarse de tanto ganar. Van a decir ‘por favor, por favor, presidente Trump, no podemos absorber tanta victoria. Por favor, pare, no queremos más triunfos’. ¡Y yo voy a decir ‘vamos a ganar, no me importa lo que ustedes digan!’”. Trump estaba intentando destacar el concepto de “ganar”, que ha sido fundamental para su campaña, como contraposición a la administración de Obama que se ha dedicado a ser un “perdedor” y debilitar la antigua gloria del país.

Arresto de su hijo

Hora antes de su discurso de apoyo a Trump, el hijo de Sarah Palin, Track, de 26 años, era arrestado borracho este lunes 18 de enero luego que su novia de 22 años llamara a la policía después de haber sido golpeada en la cara y el cuerpo, y luego que el primogénito de la republicana apuntara un fusil AR-15 en su propia cabeza amenazando con suicidarse. En su explicación ante la prensa, en otro discurso de apoyo a Trump en Oklahoma, de manera sorprendente Palin culpó al presidente Obama y sus políticas de la violencia ejercida por su hijo, aludiendo a la “falta de respeto” de Obama por los soldados, y mencionando también la posibilidad de que Track Palin esté sufriendo de Síndrome Post-Traumático tras su destinación en Iraq entre 2008 y 2010.

Pese al posible daño sicológico que pueda estar sufriendo su hijo tras los conflictos bélicos en Medio Oriente, trauma que afecta a miles de jóvenes soldados que vuelven tras servir en las fuerzas armadas, la ex gobernadora no criticó en ningún momento el drama de la guerra y las consecuencias para los veteranos. En cambio, aprovechó los problemas legales para criticar a Obama y señalar a Trump como un mejor líder para lidiar con las tropas y el poderío militar de Estados Unidos.

Patricio Zamorano, desde Washington DC / El Ciudadano Agencias